EN DEFENSA DE NUESTRA FE

El inmersionista con esta información nos dice: Está muy claro que el método de bautismo cristiano en agua es por INMERSIÓN.

La persona que escucha, le resulta lógico los planteamientos y acepta sin mayores cuestionamientos la información sobre el método de bautismo cristiano.

El problema que han tenido hermanos de nuestra Iglesia es que han escuchado doctrinas que suenan coherentes y lógicas y las aceptan sin el más mínimo análisis escritural. Analicemos más profundamente estos antecedentes:

Yo a la verdad os bautizo (BAPTIZO) en agua para el arrepentimiento, pero el que viene tras mí, cuyo calzado yo no soy digno de llevar, es más poderoso que yo; él os bautizara (BAPTIZO) en Espíritu Santo y fuego
En defensa para nuestra fe

1° Jesús se bautizó en un río: Lo llamativo de los inmersionistas es que siempre nombran el caso de Jesús solamente, y en el Nuevo Testamento hay 12 casos nombrados de bautismos.

Recordemos alguno en Los Hechos

capítulo 2. Estaban todos unánimes juntos, los creyentes no sabían que ese día sucedería algo extraordinario; descendió el Espíritu Santo y escucharon el discurso de Pedro «Así que, los que recibieron su palabra fueron bautizados; y se añadieron aquel día como tres mil personas»             (Los Hechos 2:41).

capítulo 2. Estaban todos unánimes juntos, los creyentes no sabían que ese día sucedería algo extraordinario; descendió el Espíritu Santo y escucharon el discurso de Pedro «Así que, los que recibieron su palabra fueron bautizados; y se añadieron aquel día como tres mil personas»             (Los Hechos 2:41).

El bautizo de Jesús con el Juan Bautista

Un dato que la mayoría de los inmersionistas ignoran, es que en Jerusalén «NO HAY RÍOS». ¿Dónde lo podrían haber hecho? ¿en el estanque de Salomón alimentado por acueducto, y guardado para el uso de los habitantes de la ciudad?, pero no permitirían que 3000 personas y muchos extranjeros contaminaran su agua, menos en el estanque de Siloé que tenía usos de orden religioso.

No permitirían las autoridades la entrada, ni darían permiso para ellos a los de una «secta» como calificaban a los seguidores de Jesús.

2° El pasaje donde Juan el Bautista se dirige a Enón, junto a Salim porque allí había ‘MUCHA AGUA» (San Juan 3:23), los inmersionistas ven un apoyo a su idea, pero preste atención ya que en realidad no dice MUCHA AGUA sino «MUCHAS AGUAS» ¿Qué significa Enón? Significa fuentes o manantiales (en plural). La arqueología ha descubierto recientemente lo que es Salim, una fuente en el arranque del Wadí Farah (nota Biblia Caribe).

Tratándose de manantiales, no habría mucha profundidad, pero eso sí, aguas cristalinas y puras.

3° La palabra BAUTISMO del griego (BAPTIZO) significa en el Diccionario Exhaustivo Griego Español de la cadena Strong N°107 «dejar abrumado» (completamente mojado), BAUTISMO, BAUTIZAR, LAVAR no sólo significa completamente mojado, sino también significa «LAVAR», queda demostrado entonces el amplio concepto de esta palabra.

Por último, Juan el Bautista dice «Yo a la verdad os bautizo en agua para el arrepentimiento, pero el que viene tras mí, cuyo calzado yo no soy digno de llevar, es más poderoso que yo; él os bautizara en Espíritu Santo y fuego” (San Mateo 3:1 1)

Yo a la verdad os bautizo en agua para el arrepentimiento, pero el que viene tras mí, cuyo calzado yo no soy digno de llevar, es más poderoso que yo; él os bautizara en Espíritu Santo y fuego
La importancia del bautizo

Nuestro Señor Jesucristo confirma las palabras de Juan el Bautista en los Hechos 1:5, que los discípulos serían bautizados en pocos días con el Espíritu Santo.

Eso sucedió exactamente 10 días después de la ascensión de Jesús, en la fiesta de Pentecostés. En Los Hechos 2:16-21 se recuerda la promesa de Dios dada por el profeta Joel (Joel 2:28-32) En los postreros días DERRAMARÉ de mi ESPÍRITU y Los Hechos 2:33 dice.

«Así que, exaltado por la diestra de Dios, y habiendo recibido del Padre la promesa del Espíritu Santo, ha derramado esto que vosotros veis y oís». Isaías hace claro el simbolismo «Porque yo derramaré aguas sobre el sequedal, y ríos sobre la tierra árida; mí Espíritu derramaré sobre tu generación, y mi bendición sobre tus renuevos» (Isaías 44:3).

A este suceso se le llamó «BAUTISMO del Espíritu Santo» y fue por medio del DERRAMAMIENTO, no fueron sumergidos en el Espíritu – es muy clara la Escritura – sino más estrictamente una EFUSIÓN, un DERRAMAMIENTO sobre las personas.

Se podrían agregar más datos, pero creo que en principio esta información ayudará a nuestros hermanos para no estar tan expuestos a los embates o acusaciones de otras denominaciones con doctrina diferente en lo que concierne al bautismo.

Por lo cual el Señor ordena a través de apóstol Pedro: «Y estad siempre preparados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros» (1°de Pedro 3:1 5). 

IEP RECURSOS