TESTIMONIO DE SANIDAD DE LA HERMANA MARÍA

Comparte, Dios te Bendiga!

SUSCRIBETE 👉🏻

Testimonio de sanidad de la hermana, que esta agradecida con nuestro Dios Todo poderoso.

Dios me ha movido a compartir por medio de la revista Fuego de Pentecostés, lo que Él ha hecho conmigo. En mayo de 1982, estando de visita en el hogar de una de mis hijas en Talcahuano, me ocurrió un accidente casero en el cual mi pie derecho resultó quemado. Al pasar los días la herida se infectó y me llevaron donde una persona del sector que era paramédico, quien me puso una inyección de penicilina sin saber que yo era alérgica a este medicamento.

En uno de estos servicios el Señor me habló diciéndome que me había dejado con vida para que le sirviera
 En uno de estos servicios el Señor me habló diciéndome que me había dejado con vida para que le sirviera

 Caí desvanecida sin conocimiento, en este estado fui llevada al hospital de Chillán donde permanecí 48 horas inconsciente, lo que me provocó un daño cerebral severo que me dejó inmovilizado el lado derecho de mi cuerpo. Estuve nueve días hospitalizada y según el diagnóstico médico me daban nueve meses de vida. La familia optó por sacarme del hospital y fui llevada al hogar de la hermana Ana Riquelme Vda. de Anabalón, donde fui acogida con gran cariño cristiano. Los hermanos de la Iglesia hacían reuniones en casa de mi hermana Anita y me hacían imposición de manos.

 En uno de estos servicios el Señor me habló diciéndome que me había dejado con vida para que le sirviera. Al pasar los días me levanté de la cama donde estuve postrada y fui llevada a mi hogar por mi amado Pastor Erasmo Valenzuela; allí me esperaban mi esposo y mis 12 hijos. Así fue haciendo mi Dios todopoderoso, quien en su gran amor y misericordia hizo una gran sanidad en mi cuerpo. Posteriormente sufrí de un prolapso muy avanzado del cual la única; solución era operarme, pero nuevamente el Señor me sanó.

Un milagro de sanidad ayuda a una persona pero un testimonio de milagros ayuda a millones de personas
Testimonio de sanidad de la hermana. Un milagro de sanidad ayuda a una persona pero un testimonio de milagros ayuda a millones de personas

Después en el correr de los años tuve una caída fracturándome la columna y la pelvis quedando inmovilizada de mi cuerpo. Estando en cama oraba intensamente 9 pidiendo a mi Dios que hiciera la voluntad conmigo, mostrándome una vez más su misericordia levantándome sana. Hasta el día de hoy camino sin problemas y puedo llegar a congregarme a la casa del Señor. Él me ha dado vida hasta los días presentes en los cuales tengo 81 años. Para mi Dios, que tanto me ama, doy honra, gloria y alabanza.

MARÍA GRACIELA SANDOVAL Iglesia en Pueblo Seco

 

 

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE:

https://recursosiep.com/testimonios-cristianos-iep