TESTIMONIO DE SANIDAD DIVINA DE DIOS

Quiero por intermedio de estas líneas, llegar a los lectores de esta revista, para testificar y agradecer a mi Dios, su gran amor para conmigo y narrarles como me arranco de las garras de la muerte.

Hace algunos años atrás viniendo de regreso de un viaje al interior de la ciudad Salamanca en la cuarta región, me sentí enferma y muy hinchada, pasaron los días y esto seguía aumentando. Visita un médico y nada me encontró, solo recomendó tomar agua de hierbas.

Como esto seguía en aumento fui donde otro médico, quien me ordeno hacer un examen genera, con el cual no encontraron nada nuevo y así sucesivamente hasta llegar al quinto médico.

testimonio de sanidad divina IEP

Mis familiares se desilusionaron porque no había respuesta alguna, mas mi hija menor siguió buscando un buen médico, y en su trabajo una clienta le dio los datos de un médico anciano y muy conocedor de los síntomas de las enfermedades más extrañas.

Estando yo en mi casa, ella llamo y luego llego a buscarme y me llevo para que este médico me examinara, yo no quería ir, porque yo había perdido todas las esperanzas y me había entregado a la voluntad de Dios.

Cuando el médico me examino, le dijo a mi hija, “tarde la trajeron”, y ella en su desesperación le dijo al médico que le pagaba lo que fuera; pero que hiciera algo para mejorarme, más el médico le respondió que esto no tenía que ver con el dinero, porque la enfermedad estaba muy avanzada.

El medico entonces como última alternativa, le dio una carta para un colega y amigo, especialista en cirugías y recomendó que la entregaran de inmediato en su consulta en el hospital Gustavo Fricke.

SANIDAD VERDADERA IEP
mi testimonio de sanidad

Como no había camas disponibles no me dejaron de inmediato y tuve que volver al día siguiente a las 10 de la mañana, mis familiares me consiguieron una habitación en el pensionado y encontraron una enfermera para que me atendiera en la recuperación.

Esa misma tarde me operaron de vesícula y raspado de páncreas. La enfermera que mi Dios me preparo era una hermana de la misión de Metodista de Pentecostés. Al irla enfermera preparar la habitación, vio el “Rostro del señor Jesús” en la pared al lado de mi cama y dijo: “Cristiana es la enferma que voy cuidad”. Ellas extraño mucho al verme llegar sin suero ni oxígeno, pues me traigan directo de pabellón y además sin calmantes, porque no tenía dolor alguno, pues mi “Señor Jesús” se los llevo.

Al día siguiente, al pasar la visita médica le preguntaron a la enfermera como lo había pasado la noche y ello contesto sin ningún problema, pues no ha tenido dolores.

Y había otras enfermeras y me dijeron que a usted no le opero un doctor, la opero “El de arriba” indicando al cielo, Estaban en eso, cuando un auxiliar paso por detrás de ellas y me tomo un brazo y me tiro hacia arriba de la cama, porque dijo que yo estaba muy abajo y me dio una clavada en el costado que no me abandono por varios días.

A los tres días después de operada me dieron el alta. Quede muy débil y mis piernas no me sostenían y tenía que caminar afirmada en una silla.

Como al mes después fui a la iglesia y me senté a la mitad de la nave y comencé a dar las gracias a mi Dios por su misericordia, habían otras hermanas orando cerca al pulpito y una de ellas, miro hacia atrás y me hizo señas para que me acercara y lo hice, me pregunto si podía arrodearme, le dije que no y ella me dijo no importa, pues el Señor me manda a ungirla y ella me ungió, y esa puntada de molestia se acabó para siempre por la obra de mi Dios.

SANIDAD DE FE IEP

Hago este relato de mi testimonio de sanidad en agradecimiento a mi Dios y le pido que aun hoy a mis noventa años de vida, pueda ser útil, aunque mis pasos sean lentos, sean firmes en los caminos del señor y serle siempre agradecida, fiel y perseverante hasta el fin de mi jornada terrenal. Y para el señor que vive y reina sea toda honra, y gloria ahora y hasta el fin de los tiempos.

MELINDA GUERRA GUERRA
Hermana Viña del Mar

TAMBIÉN PUEDE LEER
La que cayó entre espinos, estos son los que oyen, pero yéndose, son ahogados por los afanes a las riquezas y los placeres de la vida. Y no llevan fruto. Más la que cagó en buena tierra, éstos son los que con corazón bueno y recto retienen la palabra oída, lo dan fruto con perseverancia

«LA PALABRA DE DIOS» LA SEMILLA MÁS GRANDE Y EFICAZ

La que cayó entre espinos, estos son los que oyen, pero yéndose, son ahogados por los afanes a las riquezas ...
Leer Más
Dios me ha movido a compartir mi testimonio de sanidad ✅ por medio de la revista Fuego de Pentecostés, lo que Él ha hecho conmigo. Leelo aqui entra ya

TESTIMONIO DE SANIDAD DE LA HERMANA MARÍA

Testimonio de sanidad de la hermana, que esta agradecida con nuestro Dios Todo poderoso. Dios me ha movido a compartir ...
Leer Más
Lumbrera tu camino

SALMO 119: Lumbrera a tu Camino

La Palabra de Dios es semejante a una luz, que ilumina en un camino muy oscuro y peligroso. Nada hay ...
Leer Más
TESTIMONIO DE SANIDAD    DIVINA DE DIOS

TESTIMONIO DE SANIDAD DIVINA DE DIOS

Quiero por intermedio de estas líneas, llegar a los lectores de esta revista, para testificar y agradecer a mi Dios, ...
Leer Más

TAMBIEN PUEDE INTERESARTE: